Pastel de verduras

 1 cebollín

 1 cebolla

 3 zanahorias

 150 g. de champiñones

 4 huevos

 200 ml de crema de leche

 Un chorrito de aceite de oliva extra virgen

 Sal y pimienta negra molida (al gusto)

Cómo preparar el pastel de verduras: Una de las leyendas urbanas más extendidas en el mundo de la cocina es que las verduras son aburridas. Quizás influya el hecho de que desde pequeños las hemos asociado a platos fomes y descoloridos, donde casi nunca tienen el papel protagonista. Pero no tiene por qué ser así, y un buen ejemplo es este pastel de verduras. Un festival de colores y sabores que se mezclan en un plato de fantasía que encantará a todo el mundo por divertido y por sabroso. El horneado y la mezcla de los huevos y la crema le dan a esta receta de verduras la consistencia necesaria para convertirlo casi en un plato principal.
Las verduras, tan variadas como queramos, serán las verdaderas protagonistas.

Para adaptar el pastel a nuestro refrigerador basta con sustituir las que hoy hemos elegido por cualquier otra. Respetando que la cantidad final, sumadas todas ellas, sea de aproximadamente medio kilo para la cantidad de huevos y cema indicada. A partir de ahí, el límite sólo lo marca nuestra imaginación.

Preparación del pastel de verduras:

1. Limpiamos y troceamos las zanahorias. Las ponemos en una olla con agua y sal y las dejamos cocer diez minutos desde ebullición o hasta que veamos que están blandas.

2. Troceamos la cebolla, eliminando la capa externa, y la ponemos a fuego bajo en una sartén con un chorro de aceite.

3. Limpiamos el cebollín, asegurándonos de que eliminamos la tierra que se acumula en la base de cada hoja. Troceamos y añadimos a la sartén donde se saltea la cebolla.

4. Limpiamos con cuidado los champiñones. Los troceamos también y los incorporamos a la sartén. Removemos de vez en cuando para que se cocine toda la verdura uniformemente.

5. En un bol batimos los huevos e incorporamos crema de leche. Batimos bien y
salpimentamos al gusto.

6. Incorporamos en este bol las verduras. Por un lado las zanahorias escurridas y por otro lado las que hemos salteado en la sartén.

7. Engrasamos un molde con aceite –salvo que sea de silicona, en cuyo caso no es necesario-. Volcamos con cuidado el contenido del bol.

8. Introducimos en el horno a 160 grados durante unos 40 minutos o hasta que al
introducir un cuchillo en el pastel éste salga limpio.

9. Dejamos enfriar fuera del horno. Cuando esté templado desmoldamos.

10. Servir acompañado de la salsa que desees.

Por supuesto, esta receta es extremadamente versátil. Podemos incorporar
cualquier tipo de verdura que se nos ocurra. Pimientos, calabacín, guisantes, judías, espárragos o cualquier otra que esté de temporada. Basta con cocinarlas o saltearlas previamente según corresponda.

SI TE GUSTÓ ESTA RECETA ¡Puedes compartirla!

Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

Recetas Relacionadas