¡Combate el acné con esta mascarilla facial de Bicarbonato!

El bicarbonato de sodio actúa como un ácido o una base. De esta forma, el bicarbonato de sodio puede ayudar a neutralizar cualquier desequilibrio del pH de la piel, lo cual es una causa común del acné.
El bicarbonato de sodio ayuda a secar la piel y a eliminar el exceso de aceite que es la razón de los puntos negros. Asimismo, el bicarbonato tiene leves propiedades antiinflamatorias y antisépticas, las cuales ayudan a reducir el tamaño de las espinillas.
Cuando el bicarbonato de sodio se mezcla con el agua, se forma una pasta fina y grumosa, la cual ayuda a limpiar y exfoliar la piel, así como a eliminar el aceite, la suciedad y las células muertas de la piel.

NOTA: Si tienes piel sensible, ten cuidado al usar el bicarbonato de sodio. El bicarbonato también puede secar la piel en exceso y a veces causa enrojecimiento e irritación en las pieles sensibles. Por eso, podría ser una buena idea probar este tratamiento con bicarbonato de sodio en un área pequeña de tu pie antes de aplicarlo en rostro. Si experimentas cualquier efecto secundario negativo, NO sigas con el tratamiento.

Ingredientes:
2 cdas. De Bicarbonato de Sodio
2 cdas. De Agua
Limón

Preparación:

1- Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio con dos cucharadas de agua y mezcla hasta formar una pasta homogénea. Añade una pizca de jugo de limón, si deseas. El ácido cítrico del jugo de limón actúa como exfoliante y ayuda a secar las espinillas.

2- Humedece tu rostro con agua tibia y aplica la pasta de bicarbonato de sodio sobre tu piel. Masajea la pasta suavemente sobre tu piel realizando movimientos circulares. Evita frotar la pasta con demasiada fuerza.

3- Retira la pasta de bicarbonato de sodio de tu rostro usando agua tibia y un paño. Luego, tu rostro quedará enrojecido y tendrá brillo. Aplica una buena crema hidratante sobre tu piel.

Advertencias
Debido a que tu piel podría resecarse en exceso, empieza realizando una aplicación al día y luego incrementa gradualmente las aplicaciones a 2 o 3 veces a la semana, si es necesario, o conforme a las indicaciones de tu doctor.
Si tu piel se reseca o se despelleja, reduce la aplicación a una vez al día o cada dos días.

Para tener en cuenta…
Sólo lava tu rostro dos veces al día. Si lavas tu rostro con más frecuencia, eliminarás los aceites naturales que tu piel produce, lo cual hará que se genere una mayor producción de aceite, y saldrán más espinillas.

SI TE GUSTÓ ESTA RECETA ¡Puedes compartirla!

Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

Tips Relacionados